Claves para mejorar la productividad laboral en momentos difíciles

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Con la vista puesta en el fin de la pandemia sanitaria, entramos en la etapa post Covid-19, en la que las empresas se encuentran ante un periodo de gran incertidumbre por la situación económica y afrontan con preocupación el retorno a «la normalidad». La productividad será un factor clave para la supervivencia empresarial.

Existen algunos factores que se deben tener en cuenta en cualquier organización, sin importar la casuística del problema que se pueda generar en cualquier momento, y que harán que la compañía se encuentre internamente sana y mejore la productividad y satisfacción de los empleados.

La figura de líder en lugar de jefe

Debemos dejar de lado terminologías y actuaciones arcaicas como el modelo de organización piramidal, en el que un jefe, como figura de mando en el punto más alto de la pirámide, emite las órdenes y el resto de la plantilla obedece. Este modelo debe dejar paso a un sistema de organización mixta, donde prima el trabajo en equipo, el liderazgo y las motivaciones.

La figura de jefe está obsoleta hoy en día, en favor de la figura de líder.

Un líder es una persona que entiende sobre un determinado tema, escucha a su equipo y tras analizar la situación propone las mejores opciones que puede realizar el equipo, conjuntamente, incluido el propio líder. La finalidad es continuar con la productividad en la empresa, pero generando bienestar entre su equipo de trabajo.

La comunicación horizontal y transparente

La comunicación de arriba abajo que se llevaba a cabo hasta hace poco está evolucionando en una comunicación mixta, en la que los líderes y empleados se comunican recíprocamente. La comunicación horizontal o interdepartamental se abre paso en detrimento de esta comunicación vertical. Con una comunicación fluida de toda la información necesaria para el correcto funcionamiento de la organización entre los distintos miembros del equipo, aparece el término de transparencia, tan de moda en nuestros días. Este concepto significa que los mensajes sean claros y concisos para que tanto el interlocutor como el receptor entiendan de forma inequívoca la información que se transmite, e implica que todo el personal al que atañe un proyecto esté informado de la situación, lo que generará confianza y sentimiento de pertenencia a la causa del cliente o de la compañía.

Aplicaciones de gestión de recursos humanos como HRLOG pueden favorecer esa comunicación interna gracias a la posibilidad de solicitar permisos, horas extra, vacaciones o enviar y recibir comunicaciones de cualquier tipo en cualquier momento y desde cualquier lugar.

11-claves-mejorar-la-productividad

La motivación: elemento clave de la productividad

Otra buena práctica en una organización sana es promover la motivación. Este es el ingrediente principal de la productividad. Un trabajador motivado rinde más y realiza el trabajo en menos tiempo. Un empleado motivado siente que su trabajo aporta valor y se identifica con la empresa.

Claves para mejorar la productividad laboral en momentos difíciles 1

11 comportamientos en el entorno laboral que minarán la productividad

Trabajadores desmotivados o frustrados es sinónimo de un entorno laboral con poca productividad. Además de fomentar una comunicación fluida y transparente y una organización mixta en lugar de un sistema organizativo jerárquico, la empresa debe velar por que en su entorno laboral no se produzcan ciertos comportamientos que enturbiarán el ambiente laboral. Además, todos, como empleados, responsables o gerentes podemos evitar las siguientes prácticas que perjudicarán nuestro estado anímico y el de los demás y convertirán el lugar de trabajo en un sitio donde a nadie le apetezca estar:

  • Juzgar a los demás: la necesidad que tenemos cómo individuos de evaluar al resto de personas e intentar imponer nuestras percepciones al resto. Cada persona es un mundo, con sus experiencias personales y sociales. Todos merecemos una oportunidad antes de ser juzgados.
  • Mostrarse excesivamente negativo: manifestar nuestros pensamientos negativos continuamente puede generar una sensación de fracaso que se contagie a compañeros de la empresa. Un buen equipo de trabajo, con sentimiento de equipo, genera positividad que se traslada al equipo y a los proyectos.
  • «Pasar el marrón»: haber cometido algún error consciente o inconscientemente y culpar a cualquier otro compañero. Si es tu responsabilidad, es tu responsabilidad. Asúmela. Sólo así podrás crecer como persona y reconocer un error no es percibido como debilidad sino como fortaleza, incluso si lo reconoces a tus subordinados. La única imagen que estarás transmitiendo será la de honestidad.
  • Hablar enfadado: utilizar las emociones como la ira o la cólera para conseguir el control deseado no es la mejor manera de liderar a nadie. No es la mejor manera ni de expresarse en cualquier otro ámbito. Hablar de esta forma provocará malestar entre tus compañeros, que se traduce en desmotivación, incertidumbre, dudas y resultados negativos para la empresa.
  • Esconder información: negarse a compartir información relevante con la finalidad de mantener el control o poder sobre otros no es herramienta de ningún líder. Como hemos dicho con anterioridad, las compañías exitosas de hoy en día tienen como modelo de vida la transparencia informativa.
  • Tener que ganar siempre: acostumbrados al éxito o a tener una posición de superioridad laboral, no significa que siempre nos tengamos que salir con la nuestra. Un puesto de responsabilidad no implica superioridad personal. Cuando trabajamos en equipo, las ideas de nuestro equipo pueden ser mejores que las nuestras, por ello, un buen líder, debe saber escuchar a su equipo y tomar la decisión que beneficie más a su equipo y a la compañía.
  • Añadir nuestra opinión en cada caso: ofrecer nuestra perspectiva incluso cuando nadie nos la ha pedido. Personas que no se sienten identificadas con la empresa, que no reciben el suficiente feedback o no son atendidas como esperan, suelen mostrar su opinión en todo momento para llamar la atención del resto de compañeros. Lo único que demuestra apostillar todo lo que dicen otros es una necesidad de atención derivada de una carencia personal.
  • Atribuirse éxitos ajenos: tomar como propio un éxito de un compañero de trabajo se percibirá por todo el equipo como algo injusto y te enfrentará a los compañeros. Ser un buen líder significa dar reconocimiento a la persona que lo merece en cada momento, dejando tu figura a un lado.
  • No escuchar: no prestar atención o no considerar la posibilidad de que una idea externa puede ser muy válida es una falta de respeto para todos. Tener un cargo de responsabilidad no significa que tus ideas prevalecen sobre las del resto. En un equipo de trabajo todas las propuestas deben ser consideradas.
  • No dar feedback: no reconocer el trabajo de tu equipo de trabajo es la mejor forma de desmotivar a los empleados. Un líder debe reconocer positivamente el trabajo cuando ha sido exitoso, de igual manera que debe dar un feedback negativo cuando hay aspectos que mejorar. Es la mejor forma de motivar e identificar a los empleados con lo que están haciendo.
  • Permanecer en nuestra zona de confort: vivimos en épocas de evolución tecnológica, tenemos que salir continuamente de nuestra zona de confort y evolucionar en los procesos y procedimientos que llevamos a cabo en la empresa. Esto nos ayudará a estar actualizados en el mercado y nuestra empresa producirá con la misma intensidad que antes. Pertenecer anclados en lo que ya sabemos hacer y en lo que se ha hecho siempre generará desactualización, desmotivación y sentimientos de fracaso en el equipo de trabajo.

Tras mostrar algunos de los comportamientos negativos que todos los miembros de una plantilla debemos evitar en nuestra actividad laboral, piensa en cómo funciona tu organización. Analiza la situación y propón el cambio. Las empresas con más productividad son aquellas de las que mejor hablan sus empleados. ¡Nunca es tarde si la dicha es buena!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
No te pierdas nada
Suscríbete para estar al día de las últimas noticias sobre RR.HH
Síguenos en Twitter
¿Hablamos por whatsapp?
newsletter

Suscripción Newsletter

¡No te pierdas ninguna novedad!

Estamos encantados de poder ayudarte

Rellena los siguientes datos y te llamaremos para explicarte cómo podemos optimizar los recursos humanos de tu empresa.
Sin compromisos y sin costes ocultos.